633 417 493
MODE LEGAL: Abogados en Calafell (Tarragona) expertos en Abusos bancarios y familiar

Origen de la palabra abogados

Pericles primer abogado

Origen de la palabra abogados

Origen de la palabra abogados

Todos sabemos perfectamente qué es un abogado: una especie de mediador entre las personas y el Estado, asegurando que todos tengan acceso a la justicia. A lo largo de la historia, los abogados han jugado un papel clave en la sociedad, defendiendo los derechos de sus clientes ante todo y protegiendo su libertad. Y hoy en día, siguen desempeñando este importante rol.

¿de dónde viene la palabra abogado? Este vocablo tiene una historia interesante detrás. Si quieres conocer más sobre el origen de la palabra abogado, ¡sigue leyendo!

Origen del término “abogado”

El título abogado tiene su origen en el latín advocātus, que significa “el que está llamado a ayudar”. Este es el término utilizado en la Edad Media para nombrar a los legos que intervenían en la justicia, ya fuera como representantes de las partes o como testigos.

Así, ya en el propio origen de la palabra, podemos ver que los abogados son los que, no solo por significado sino también por profesión, nos ayudan a resolver conflictos casi de cualquier índole y a defender nuestros derechos.

Posteriormente, el término se utilizó para nombrar a los miembros de la Orden de Abogados, y finalmente a los profesionales del derecho en general, llegando hasta la palabra que utilizamos a día de hoy.

La palabra en la antigüedad

Para entender un poco más el origen de esta palabra y su significado nos tenemos que remontar a la antigua Grecia. En Atenas, los juicios eran únicamente orales y las partes debían defenderse por sí mismas; es decir, no contaban con un abogado, puesto que ni siquiera existía esta denominación.

Así, cada parte debía defender de manera oral su palabra contra la de su adversario. Sin embargo, tenían la posibilidad de llevar a un acompañante que lo ayudaba en las intervenciones del juicio.

Esto dio lugar a historias como la de Pericles, que logró crearse la fama como el amigo del pueblo que acompañaba a los juicios y, posteriormente, los ganaba. Lo curioso es que era filósofo y estadista, profesiones ya conocidas para esa época.

Sin embargo, también se hizo notar por su capacidad de dar discursos elocuentes que hacían ganar en los juicios a su parte. De hecho, Pericles es conocido a día de hoy como el primer abogado.

Partenon Atenas Juicios

Evolución de la palabra

Como hemos visto, en los orígenes de la historia un abogado era aquel que simplemente tenía capacidades en la oratoria. Sin embargo, actualmente, el significado de este término ha variado bastante.

Así, actualmente llamamos abogado a aquella persona que se ha graduado en la carrera de derecho, y que ejerce esta profesión como tal. Estas personas se dedican a defender los derechos de sus clientes, así como a interpretar y hacer valer la ley según el caso presentado.

Por lo tanto, son los responsables de asesorar, orientar y representar a sus clientes en asuntos legales.

Dentro de la abogacía, existen varias ramas, que veremos con más detalle a continuación. Así pues, los abogados no solo abarcan la defensa en algún proceso administrativo o judicial, sino que también pueden ofrecer consejos y asesorías legales en diferentes campos.

¿Qué tienen en común los abogados?

Teniendo en cuenta el origen de la palabra y su significado, una de las cualidades más importantes del abogado son sus habilidades de comunicación.
Los profesionales de esta rama deben tener la capacidad de hablar elocuentemente para representar a un cliente, presentando, explicando y convenciendo de la evidencia al jurado y audiencia.

Por ello, para dar más detalles del origen de la palabra y su significado, tenemos que entender las particularidades y tareas que desempeñan estos profesionales, puesto que, a diferencia de lo que ocurría en tiempos remotos, actualmente no solo están para la defensa de los juicios.

Entre sus funciones más reconocidas están defender los intereses de los clientes, brindar asesoría legal a grandes empresas o a particulares, mediar entre dos partes, y la redacción de documentos o contratos, entre otras cosas.

Habilidades de los abogados

Habilidades importantes entre los abogados

Para poder cumplir bien su función, estos profesionales deben ser concisos al redactar documentos legales, así como también tener tacto para lidiar con circunstancias difíciles y delicadas.

En esta misma línea, deben desarrollar habilidades para ganarse la confianza de sus clientes, puesto que en muchas ocasiones deben compartir información sensible y personal relacionada con un caso, siendo importante que los representados se sientan cómodos abriéndose a ellos.

Sumado a eso, los abogados deben disponer de buenas habilidades para la resolución de conflictos, ser analíticos y organizados a la hora de evaluar y ser capaces de analizar situaciones legales complejas.

También deben poder realizar diversas actividades a la vez y trabajar de manera efectiva bajo presión, además de tener la capacidad de comprender y manejar grandes cantidades de información siendo capaces de extraer los detalles de las mismas.

Ramas del derecho

Durante el pregrado en derecho, se abordan diferentes ramas jurídicas que el estudiante debe conocer para ejercer su profesión civil, como las ya mencionadas antes: civil, administrativo, familiar, bancario, mercantil, fiscal, comunitario o internacional, por mencionar alguna de ellas.

Los abogados en formación deben adquirir al menos conocimientos básicos en cada una de ellas, puesto que esto les permite conocer la legislación y el funcionamiento del sistema judicial en cada país.

Esta capacitación les da la posibilidad de establecer un criterio propio, así como también seguir especializándose en aquellas ramas que más les interesen. A continuación, veremos en mayor detalle algunas de las más importantes.

1- Derecho civil

Este tipo de derecho regula las relaciones privadas entre particulares, es decir, todo aquello que tiene que ver con el patrimonio y los bienes. Se encarga de regular las obligaciones y derechos de los ciudadanos ante la ley, así como también las relaciones familiares y las sucesiones.

Entre sus principales áreas de estudio se encuentran la propiedad, el derecho de contratos, el derecho de daños y el derecho sucesorio.

Ramas del derecho

2- Derecho bancario

Este tipo de abogacía se encarga de regular el correcto funcionamiento de las normas bancarias, sus actividades, así como sus relaciones con los clientes. Las entidades financieras se deben de homologar como bancos para poder acogerse a su normativa, de ahí que se hable del derecho financiero y bancario en conjunto.

Disponen a su vez de reglas específicas dependiendo de si se tratan de bancos, cajas de ahorro, cooperativas, entidades de financiación, etc.

3- Derecho laboral

Esta rama del derecho regula las relaciones entre trabajadores y empleadores, estableciendo los derechos y obligaciones de ambas partes. Se ocupa de regular todo lo relacionado con el empleo, el contrato de trabajo, la jornada laboral, el salario, las vacaciones y los permisos, entre otros temas similares.

4- Derecho administrativo

El derecho administrativo regula las relaciones entre los particulares y la Administración Pública. Se encarga de regular todo lo relacionado con la función pública y el ejercicio de los poderes del Estado. Entre sus principales áreas de estudio se encuentran el derecho urbanístico, el ambiental, el tributario y el sectorial.

5- Derecho mercantil

La abogacía mercantil regula las relaciones entre los comerciantes y el establecimiento de los negocios. Se ocupa de regular todo lo relacionado con la creación y el funcionamiento de las empresas, así como también las relaciones entre ellas.

Entre los temas que trata podemos encontrar algunos como el derecho societario, el comercial, el bancario y el financiero.

6- Derecho fiscal

El derecho fiscal regula las relaciones entre el Estado y los particulares en lo que respecta a los impuestos. Se encarga de regular todo lo relacionado con la tributación, así como también la gestión y administración de los mismos.

Así, entre sus principales áreas de estudio se encuentran el derecho tributario, el presupuestario y el aduanero.

7- Derecho internacional

La abogacía internacional regula las relaciones entre los Estados. Se ocupa de regular todo lo relacionado con el derecho aplicable en los casos en los que intervienen personas o entidades de diferentes países. Así, se ocupa de regular todo aquello que tiene que ver con el derecho diplomático, el derecho consular y el derecho de extranjería.

Entre sus principales áreas de estudio se encuentran el derecho diplomático, el consular y el marítimo.

8- Derecho comunitario

El derecho comunitario regula las relaciones entre los Estados miembros de la Unión Europea. Se ocupa de regular todo lo relacionado con el funcionamiento de la Unión y sus instituciones, así como también las relaciones entre los Estados miembros.

Entre sus principales áreas de estudio se encuentran el derecho europeo, el derecho de la competencia y el derecho del mercado interior.

9- Derecho constitucional

Este tipo de abogacía regula las relaciones entre los ciudadanos y el Estado. Se ocupa de regular todo lo relacionado con los derechos y deberes fundamentales, así como también las relaciones entre los poderes del Estado. Entre sus principales áreas de estudio se encuentran el derecho constitucional, el administrativo y el penal.

¿Qué pasos hay que seguir para ser abogado?

Para ser abogado se requiere de un título universitario en derecho, el cual se obtiene tras cursar una carrera de cuatro años. Una vez obtenido el título, el estudiante debe presentar y aprobar el examen de ingreso a la carrera de abogacía, que es un examen nacional organizado por el Consejo Nacional de la Abogacía Española (CGAE).

Una vez superado este examen, el estudiante podrá matricularse en la Escuela Nacional de Abogacía, donde deberá cursar un programa de estudios de dos años. Al finalizar dicho programa, el estudiante deberá presentar y aprobar el examen de graduación, que es un examen nacional organizado por la entidad antes mencionada.

Finalmente, una vez superado el examen de graduación, el estudiante será abogado y podrá ejercer la profesión. Sin embargo, en muchos países, para poder ejercer la profesión de abogado es necesario colegiarse, es decir, registrarse como practicante activo de la misma.

Beneficios de la abogacía

Ejercer la profesión de abogado conlleva muchas responsabilidades, pero también ofrece numerosos beneficios. Algunos de las principales ventajas que ofrece esta profesión son las siguientes:

Nos permite ayudar a las personas: un abogado puede ayudar a sus clientes en momentos difíciles o cuando necesitan resolver problemas jurídicos.

Ofrece la oportunidad de defender los derechos de otros: un abogado puede defender los derechos de aquellas personas que no pueden hacerlo por sí mismas.

Proporciona la oportunidad de cambiar la sociedad: un profesional del derecho puede contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos, ya que tiene el poder de hacer valer los derechos
de todos y protegerlos de aquellos que intentan violarlos.

Permite conocer a personas interesantes: al ejercer la profesión de abogado se tiene la oportunidad de conocer a mucha gente interesante, ya que esta profesión requiere trabajar en
equipo y establecer buenas relaciones con los demás.

Desafíos de la abogacía

Por otro lado, ser abogado conlleva numerosos desafíos, algunos de los cuales son los siguientes:

El estrés: el malestar relacionado con el agobio en el trabajo es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los abogados. La profesión de abogado suele ser muy exigente y requiere un gran compromiso, lo que puede llevar a un individuo a sentirse estresado con frecuencia.

La competencia: la profesión de abogado es una de las más competitivas que existen. Debido a la gran cantidad de estudiantes que se gradúan cada año, el mercado laboral está saturado y es muy difícil obtener un buen puesto en una prestigiosa firma.

La falta de tiempo libre: otro desafío al que se enfrentan los profesionales del derecho es la falta de tiempo libre. Debido a las largas horas de trabajo y al estrés que conlleva la profesión,
muchos abogados no disponen de tiempo para dedicar a su familia o a sus amigos.

A pesar de todos estos desafíos, la abogacía sigue siendo una profesión muy popular entre los jóvenes, ya que ofrece numerosas oportunidades y permite contribuir a mejorar la sociedad en general.

Desde su origen en la Antigua Grecia, la abogacía ha evolucionado mucho y se ha convertido en una de las profesiones más prestigiosas y respetadas. Aunque el camino para convertirse en abogado es largo y difícil, la satisfacción que se obtiene al ayudar a los demás y defender sus derechos hace que todo el esfuerzo valga la pena.

×